May 19 2018 0

De pantanos a rascacielos: los secretos del fantástico éxito de Singapur

Para dimensionar el impresionante y rápido éxito económico de Singapur basta un ejemplo.

Al momento de su independencia, el 9 de agosto de 1965, el Producto Interior Bruto (PIB) per cápita de la nación asiática apenas superaba los US$500.

Cinco décadas después, es de más de US$56.000 por cabeza.

Y el país también es el quinto del mundo en millonarios, pues casi 9 de cada 100 de sus habitantes tienen fortunas de más de US$1 millón.

De hecho, según un reporte de Barclays Bank, Singapur es el país que más rápidamente produce millonarios en todo el mundo: más de la mitad acumuló sus fortunas en menos de una década.

Y esto puede explicar por qué, para conmemorar el 50 aniversario de su independencia, Rolls Royce está produciendo una versión especial de su lujosa serie Ghost II: el SG50.

El auto –adornado con detalle del símbolo nacional de Singapur: el Merlion, una criatura mitad pez, mitad león– es el primero jamás comisionado por Rolls Royce para celebrar a un país.

Lo que da una idea de su importancia para el fabricante de vehículos de lujo, que no es tampoco la única marca global que se ha querido vincular a la celebración.

Pero, ¿qué explica esa impresionante historia de éxito, descrita a menudo como un “milagro económico” y sostenida desde su independencia hasta el día de hoy?

La respuesta sencilla es una visión clara y efectiva, implementada rigurosamente por el hombre a quien nadie se atrevería a disputarle los títulos de padre de la patria y arquitecto de ese milagro: Lee Kuan Yew, quien gobernó al país desde su independencia hasta 1990.

Y aunque algunos elementos de su visión difícilmente son trasplantables a otras realidades, otros arrojan importantes lecciones que otras naciones podrían aprovechar.

Invertir en la gente

Dar oportunidades a todos

Integrar y cohesionar

Legalidad y estabilidad

“Esto incluye el imperio de la ley, estructuras gubernamentales eficientes, una lucha permanente contra la corrupción y mucha estabilidad“, agregó.

Y las garantías de estabilidad se extienden incluso al ámbito internacional, pues la neutralidad de Singapur le ha permitido ser un aliado tanto de China como de EE.UU.

You Might Also Like